Hechizos de Amor

Los Mejores Hechizos Y Amarres De Amor

Hechizo con Velas Negras Para Enamorar A Un Hombre. En una pequeña mesa-altar, situada de cara al Este, punto cardinal del amor, pondrás un mantel blanco y colocarás las tres velas de color miel, en forma de triángulo, en las que previamente habrás escrito a lo largo de las velas, de arriba hacia abajo, con un palillo de madera, el nombre de la persona amada en la vela que pondrás a la izquierda, tu nombre en la vela que situarás a la derecha y la palabra “AMOR” en la vela que colocarás al fondo, es decir una vela detrás y dos delante, algo separadas entre sí.

Encendé las siete velas durante los siete días siguientes, velas a las cuales le habrás escrito con un alfiler nuevo, el nombre completo de la persona a las que va dirigido el ritual, y cuando todas las velas se hayan consumido junta todos los restos, llévalo a un cruce de calles cercano a un centro comercial, en lo posible a la noche y regresa por una calle distinta a la que usaste para ir. A los tres días de haber realizado la ceremonia, enciéndele una vela amarilla a la estampita, y colocarle una copa de vino rosado y un habano encendido en un cenicero.

Una vez la vela este totalmente derretida deja el recipiente con la foto del hombre que quieres y la cera de la vela derretida encima, lo mas cerca posible de tu cama hasta que notes que esa persona empieza a enviarte señales de que le gustas, una vez pase esto, repite el mismo amarre, con la misma foto y otra vela del mismo color que la que usaste la vez anterior, no retires el montón de cera de la primera vez, solo repite el proceso con la nueva vela encima de la foto dejando otra vez que se deshaga por completo, así iremos añadiendo capas de cera derretida en medio del hechizo encima de la foto consiguiendo que estos hechizos de amor sean más efectivos.

Si bien estos elementos son, junto con las velas, los más utilizados en casi toda clase de amarres de amor, existen herramientas simples de uso común que poseen una vibración magnética especial que los convierte en elementos mágicos si se los incluye en un ritual.

Recién transcurrido este tiempo y completado los requisitos del trabajo; escribiremos el nombre de la persona que deseamos atraer hacia nosotros en la base del bulbo de la cebolla y luego procederemos  a plantarla en la maceta que habíamos adquirido, completándola con la tierra fértil y enterrando junto con ella el papel escrito en el que al principio teníamos apoyada la cebolla.

Se deja quemar la vela y los residuos se conservan en una bolsita; una vez transcurridos los nueve días en que habremos reunido los residuos de las nueve velas, debemos pasar por la casa de la persona que queremos conquistar y dejar la bolsa en la puerta.

 

 

Relacionados